Cuida tu mayor activo.

La capacidad de generar ingresos es el mayor activo de una persona.

 Si por alguna circunstancia presentas una lesión o enfermedad que te inhabilite de forma temporal o permanente, ¿Tienes previsto cómo hacerle frente a tus necesidades y a las de tus dependientes?

Sin tus ingresos, ¿cuánto tiempo serás capaz de soportar la hipoteca o alquiler, comprar alimentos, pagar escuela o universidad y cubrir las deudas de préstamos de consumo y  tarjetas de crédito, sin desequilibrar tus finanzas? Si eres como la mayoría, sabemos que no soportarías mucho tiempo. Más de la mitad de las personas  productivas no pueden enfrentar sus compromisos financieros durante tres meses sin sus ingresos regulares.

Ahí está el valor de un Seguro por Discapacidad. Aunque literalmente no lo es, piensa en esto como una especie de seguro para tus ingresos. Asegura que si no puedes trabajar debido a una enfermedad o lesión, puedes seguir recibiendo un ingreso que pueda ayudar a cubrir tus compromisos o al menos los gastos imprevistos que se generen por tu nueva condición de salud.

Puede que no estés pensando en enfermarte o mucho menos incapacitarte por tiempo indefinido, pero déjame decirte que eso puede suceder aunque no lo tengas planificado.

Y si eres un emprendedor(a) o trabajador(a) independiente, debes contemplar aún más este tipo de seguro, ya que tú eres tu propia fuente de ingresos. Existe un refrán popular referente a los seguros que dice “Es mejor tenerlo y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo”. Créeme, que si lo necesitas y no lo tienes… lo vas a lamentar profundamente.

Deja un comentario

¿Qué necesitas? Nosotros podemos asesorarte.